PrevenciónSalud

Cómo conseguir un sueño reparador

Evita la cafeína: Si tienes problemas de sueño procura evitar la cafeína en lo posible. La cafeína ejerce un efecto directo sobre la adenosina, una sustancia natural que produce nuestro cerebro y que se encarga de controlar el estado de vigilia y de sueño del cuerpo.

Las infusiones relajantes te ayudarán. Cambia el café por infusiones como la pasiflora, la valeriana o la melisa, éstas te echarán una mano a la hora de conciliar el sueño.

Acuéstate con el estómago vacío. No hace falta que te estés muriendo de hambre, pero sí es necesario que cuando te metas en cama no estés en plena digestión. Procura cenar al menos dos horas antes de acostarte y elige cenas ligeras.

La melatonina. Alimentos como el maíz, los tomates o las nueces son alimentos ricos en melatonina, una hormona producida por la glándula pineal que se activa con la oscuridad. Nuestro cuerpo la segrega por la noche y ralentiza su producción durante el día.

Prueba la meditación. Cuando meditamos centrándonos en la respiración, estamos diciéndole a nuestro cerebro que se debe alejar de sus inquietudes, nuestra respiración se focaliza en el presente y en el ahora y poco a poco vamos entrando en un estado de relajación idóneo para conciliar el sueño.

Otros consejos 

El móvil fuera de la habitación. Tablet, móviles, ordenadores…generan campos electromagnéticos dificultan la producción natural de melatonina. 

 además, estas tecnologías producen la llamada «luz azul», ésta es la que de forma más vigorosa estimula nuestro cerebro afectando a la hormona del sueño.

Ducha caliente. El descenso de la temperatura corporal que sufrimos tras el aseo provoca que nuestro organismo entienda que ha llegado la hora de dormir. Escuchar música clásica durante el baño también ayuda a conciliar el sueño.

El deporte siempre de mañana. Realizar ejercicio a última hora del día puede provocar insomnio. Durante la práctica de ejercicio nuestro cuerpo genera endorfinas lo que provoca una aceleración del organismo y la activación del sistema nervioso simpático. Por tanto, ejercicio sí, pero al despertarse.

La cama sólo para la noche. Nuestro cuerpo debe aprender que cuando nos metemos en cama es de noche y debemos dormir, por eso no es recomendable tomar la siesta ni ver la tele en cama

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *